Se encuentra usted aquí

Ceremonia de Firma del Acuerdo de París

22 Abril 2016
Ceremonia de Firma del Acuerdo de París

Excelentísimo Secretario General de las Naciones Unidas,

Le agradezco especialmente que nos haya convocado en el día de hoy a este evento. Como parte de este grupo de líderes mundiales, me encuentro en este momento histórico para abordar uno de los desafíos más urgentes al que se enfrenta nuestro planeta.

Quisiera recordar que el último informe del Panel Intergubernamental en Cambio Climático es inequívoco e informa claramente respecto de las consecuencias de nuestra inacción y de la atribución del calentamiento global a la actividad humana. El cambio climático es un hecho y sus efectos son palpables y no conoce de fronteras. Ha llegado el momento de actuar dejando de lado especulaciones e incorporando los intereses de todos y cada uno de los actores para el desarrollo sustentable de los países.

Así como en la Argentina se ha iniciado un nuevo camino de apertura global, queremos profundizar la cooperación internacional para mejorar la capacidad de los países para adaptarse a los efectos del cambio climático y reducir sus emisiones.

Conscientes de la importancia y de la necesidad de que no se demore la entrada en vigor del Acuerdo de Paris, la Argentina se compromete a hacer los mayores esfuerzos para su pronta ratificación.

Sin duda el 2015 quedará signado en la historia como un hito en decisiones globales de alta importancia:

  • Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fueron aprobados en la Asamblea General de las Naciones Unidas y
  • el Acuerdo de París de Cambio Climático fue alcanzado al culminar el año.

En lo que respecta al cambio climático sin duda el gran aporte ha sido la Encíclica “Laudato Sí” del Papa Francisco presentada el 18 de junio de 2015. Ha sido una BISAGRA en el marco del debate social, económico y político que se gesta en torno a la crisis ambiental y los objetivos del desarrollo. Abre un periodo de profundo revisionismo ecuménico a nivel individual y colectivo exhortando a un cambio inmediato que no admite retrasos y clama por UNIDAD en la formulación de grandes consensos. La noción de UNIDAD es clave para determinar las líneas de acciones comunes.

Por ello, la República Argentina se encuentra plenamente comprometida con el abordaje de este desafío y se ha abocado al cuidado nuestra casa común, por un lado, gestionando el riesgo del cambio climático sobre los sistemas sociales, económicos y naturales reduciendo los efectos negativos del mismo y, por otro, promoviendo mediante políticas nacionales la reducción sostenida de sus emisiones.

 

Así, la Encíclica “Laudato Sí” expresa:

“… nuestra casa común, la tierra es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos:

Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla.

La violencia que hay en el corazón humano,… también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes.

Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura.”

 

En este sentido, quisiera aprovechar la oportunidad para informar que la Argentina se ha propuesto revisar sus contribuciones (Contribuciones No Determinadas –NDCs-) que actualmente prevén una reducción del 15% de sus emisiones de manera incondicional y 30% de manera condicional al año 2030 sobre los niveles proyectados entre 2005-2030. Nuestro compromiso está enfocado en la transformación de esta propuesta en una más ambiciosa.

 

Para cumplir con este cometido, estamos trabajando arduamente en mejorar la EFICIENCIA de nuestras políticas gubernamentales, promoviendo políticas activas en nuestra agenda ambiental nacional y regional, incorporando herramientas innovadoras y gestionando la transmisión de tecnologías que nos permitan avanzar en este camino.

 

Asimismo, quiero mencionar que los resultados de la Tercera Comunicación Nacional presentada por la Argentina a finales del año pasado, permitieron tener una idea más certera respecto del inventario nacional de gases de efecto invernadero, la identificación del potencial de mitigación nacional, el desarrollo de escenarios de cambio climático, la identificación de los impactos y vulnerabilidades y las medidas de adaptación necesarias para hacer frente a éstos impactos.

 

Con relación a las medidas que nos hemos propuesto adoptar para hacer frente al cambio climático el nuevo Gobierno argentino ha decidido crear un Gabinete Nacional de Cambio Climático a los fines de llegar a una visión común que permitirá planificar la reducción de emisiones y monitorearlas, para cumplimentar con las contribuciones proyectadas en donde se definirán las políticas en la materia y se considerarán las medidas necesarias para implementar las acciones climáticas que nuestro país prevé realizar en los próximos años. La participación de todos los Ministerios involucrados permite augurar un trabajo coordinado para prevenir el cambio climático y enfrentar sus efectos nocivos.

 

Retomando la obra del Papa Francisco “Laudato Si”, cabe destacar la importancia asignada a la protección de los sectores más vulnerables de la sociedad frente a los impactos del fenómeno. Es por ello que consideramos prioritario atender las necesidades de las poblaciones y sectores más vulnerables al cambio climático, con un foco en la gestión del riesgo y la adaptación, en un contexto de equidad, de desarrollo sustentable y de salvaguarda de la seguridad alimentaria.

 

Para lograr todo ello, nuestro país realizará su mejor esfuerzo en términos políticos, técnicos y económicos para mejorar los compromisos asumidos en el marco del Acuerdo de París. Esto requerirá un cambio en nuestra matriz energética y procesos productivos. Tenemos confianza en que no será en vano, y participaremos en las negociaciones derivadas del Acuerdo de París con el objetivo claro de mantener la integridad ambiental del Acuerdo.

 

Finalmente, convencida que este Acuerdo es el primer paso en una larga secuencia de hitos que permitirán abordar la temática de manera integral y sostenida, quisiera instar a todos los presentes a comprometerse con las generaciones futuras y realizar los mayores esfuerzos para solucionar este problema global demostrando que juntos podemos. Porque necesitamos CREER para poder CUIDAR. CUIDAR para poder AVANZAR. Y avanzamos poniéndonos de acuerdo en el diálogo con las generaciones presentes para construir los cimientos de las generaciones futuras.

 

Muchas gracias